Noticias

Carmen Do recibe elogios en reporte de Chile de James Suckling

Jack Suckling, Editor Contribuyente, enfatizó el rol de Viña Carmen en la valorización de las cepas tradicionales de Chile, destacando el trabajo de la enóloga Emily Faulconer.

Santiago, abril 2019.- “Es una mujer en una misión, para promover las olvidadas cepas patrimoniales de Chile a un público más masivo” comenta Jack Suckling sobre Emily Faulconer, Enóloga de Viña Carmen. “El emocionante microproyecto DO de Carmen permite que aquellas cepas olvidadas de la viticultura chilena vuelvan a ocupar un lugar central”, añade. El editor visitó Carmen para una degustación exclusiva, conociendo el portafolio ultra Premium de Carmen, así como también el proyecto con pequeños productores Carmen DO. “Sin embargo, lo cierto es que existe un movimiento concertado para diferenciar y resaltar todos los diversos microclimas, variedades y suelos que existen a lo largo de todo el país”, detalla el Informe.

“Uno de los vinos de la línea experimental es una fantástica mezcla floral de carignan, garnacha y país (la variedad tinta histórica de Chile, introducida por los misioneros españoles) de un productor en el valle del Maule”, comenta Suckling sobre Carmen DO Matorral Chileno Mezcla Tinta 2018, otorgándole 95 puntos, el más alto puntaje obtenido por los vinos de Carmen en el Reporte. “Encantadoras notas a lavanda, violetas, brezo, jacinto y nuez moscada dan paso a una nariz floral exuberante, pero a la vez reductiva y expresiva. De gran acidez punzante en el paladar, el núcleo de taninos y berries es maduro y jugoso al mismo tiempo. Una mezcla de carignan, garnacha y país. De final estructurado. Beber en 2024”, menciona en su Reporte.

“El otro es un delicado y expresivo Semillón de Viejas parras de Colchagua, que, si pueden creerlo, se destinaba a vino a granel”, dice Suckling sobre Carmen DO Quijada Semillón 2017. El vino recibió 94 puntos, “Un semillón muy floral que muestra madreselva, cera de abeja, clavo de olor y melón calameño. Punzante y texturizado al mismo tiempo con un encantador núcleo con capas de frutos secos. Cremoso y especiado. Beber ahora”.

Carmen DO Loma Seca Cinsault 2018 también alcanzó 94 puntos, revelando “naranjas rojas, salvia deshidratada y hojas de té, esquisto, cuarzo y corteza. De cuerpo liviano a medio, con una encantadora complejidad en el paladar, que toma la forma de matices herbales y terrosos. Sin embargo, tan fresco y delicado al mismo tiempo. Beber ahora”.

Carmen DO Florillón 2017 recibió 93 puntos, “Este es un “vino natural” que en principio muestra muchas notas a humedad en nariz, así como yema de huevo deshidratada, pero que al abrirse revela notas de crema de limón, cáscara de manzana deshidratada y azahar deshidratado. De gran cuerpo, muy graso y ceroso en el paladar, pero con una acidez aguda que atraviesa a capas de limones en conserva y hueso de durazno. De final largo y con notas a nuez, cargado de carácter a caramelo. Sin sulfitos en el velo de flor durante seis meses. Semillón puro. Amarás o odiarás este vino. Para beber ahora”, comenta Suckling.

Discutiendo el hecho que el país “ha mostrado un renacimiento para probar que Chile es más que sólo cabernet y carmenere”, la visión de Faulconer para la línea DO se expresa en el Reporte: “creo que estos vinos son muy relevantes e importantes para nuestra cultura. Ellos representan lo que nos sucedió históricamente. Olvídate de ellos por razones comerciales, ya que los resultados serán negativos. El valor añadido para el vino es el lugar, la cultura y la tradición. La diversidad en un país es algo que hace que un país sea interesante y divertido. No todos podemos estar haciendo lo mismo. Entiendo lo difícil que es para estos pequeños viñedos y productores existir. Así que ahí es donde entran las viñas como Carmen”.