Noticias

CARMEN OBTIENE EXCELENTES PUNTAJES EN EL ÚLTIMO INFORME DE CHILE DE ROBERT PARKER

Santiago, mayo de 2017.- El crítico de vino Luis Gutiérrez, de Robert Parker.com, escribió sobre los retos de la viticultura chilena durante la temporada 2017 y comentó algunos de los vinos más destacados de Carmen.

“La tendencia a una menor madurez, menos exceso y menos roble nuevo es una tendencia mundial”, explica Gutiérrez en su artículo titulado Chile: Tierra, Aire, Fuego y Agua. “La escena del vino en Chile es ciertamente mucho más dinámica que hace siete años (…), ya que la gente está abierta a explorar nuevos lugares, nuevas uvas, nuevos estilos y nuevas técnicas”.

Por otro lado, “hay un cierto retorno al pasado y el reconocimiento de los caminos tradicionales de la antigüedad”, añade. Y en las variedades, mencionó “hay un claro renacimiento del Semillon (…) la mejora en el Pinot Noir que noté el año pasado continúa (…) pero lo que me llamó la atención este año fue la mejor comprensión del Carmenere y la mejora de muchos vinos producidos con esta desafiante variedad”.

Éstos son algunos de los vinos que Luis Gutiérrez degustó para Robert Parker:

Carmen Gold Reserve 2013 / 91 puntos

Gold Reserve 2013 es un Cabernet Sauvignon de Alto Maipo procedente de su viñedo Carneros 228 plantado en 1957. Las uvas desmenuzadas y trituradas se sometieron a un remojo frío y fermentado en acero inoxidable seguido de fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés y una cría de 18 meses. Muestra una buena combinación de poder y frescura, pero el paladar sigue presentando demasiado roble. Hay algunos taninos que necesitan algo de envejecimiento en botella para ser resueltos, pero si sigue siendo así después de todo este tiempo, me temo que la fruta podría desaparecer antes de integrar los taninos. Esto se siente un poco demasiado maduro, también, con notas de hierba de esparto, que no refleja realmente una cosecha fresca. 18.721 botellas producidas.

Carmen D.O. Matorral Chileno 2016 / 91 puntos

La mezcla inusual de 65% Syrah, 5% Cinsault y 5% Viognier se llama D.O. Matorral Chileno 2016, y mezcla uvas de Itata y Apalta. El Syrah y el Viognier fermentaron juntos con racimos completos y levaduras nativas, y el Cinsault sufrió una maceración carbónica. La mezcla se transfirió a ánforas de hormigón donde se mantuvo durante cuatro meses. Tiene una nariz muy rica de Syrah además de algunas notas florales, expresivas, abiertas y vistosas. El paladar reveló muy buena frescura y equilibrio. Esto es delicioso, y puede no apelar a los bebedores más clásicos, pero debe ser un éxito con los millennials. Se embotellaron solo 1.000 botellas en noviembre de 2016.

Carmen D.O. Quijada 2016 / 90 puntos

El D.O. Quijada 2016 es en su mayoría Semillon pero también contiene un 5% de Sauvignon Blanc y procede de la viña de un pequeño productor llamado Quijada en el Valle de Apalta, Juan Quijada. Las viñas fueron plantadas en la década de 1950 en suelos de granito que maduran las uvas muy temprano. Se fermentó de manera oxidativa, se prensó con una prensa vertical y se fermentó en barricas de roble usadas con levaduras autóctonas. Se mantuvo en los barriles con las lías durante cuatro meses antes de ser mezclado con ese toque de Sauvignon Blanc y embotellado sin filtrar y sin refinar. Tiene una nariz balsámica con notas de manzanas cerosas y notas de flores secas, manzanilla y un toque de hinojo. El paladar es redondo y exuberante, con buen equilibrio. No es ostentoso pero realmente satisfactorio y con potencial para el desarrollo en botella. 1.000 botellas producidas. Fue embotellada en noviembre de 2016.

Carmen D.O. Moscatel La Ramada 2015 / 91 puntos

El D.O. Moscatel La Ramada 2015 es un moscatel seco de Talca, muy cerca del río Maule, que tiene un matiz rosado sorprendente. Las viñas sin irrigación produjeron uvas que fermentaron con levaduras naturales en quinta utilización de barricas de roble con la mitad de las uvas sin triturar. Se mantuvo en barricas francesas neutrales tras prensado, donde se mantuvo durante cuatro meses. Se trata de un vino mini naranja con nariz de membrillo, albaricoque y un toque terroso, todavía reconocible como Moscatel. El paladar parece tener algunos taninos finos; es muy seco y debe ser apto para la comida, incluso para platos de carne blanca. Muy bueno en su estilo. En noviembre de 2015 sólo se llenaron 750 botellas.